Clases Excel
Lunes, 23 Marzo 2015 03:59

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel

Valora este artículo
(5 votos)

Este artículo analiza las malas prácticas en que se suele caer al desarrollar hojas de cálculo. En realidad no se trata solo de siete errores, sino de siete categorías de errores más o menos relacionados.

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 1

 

Hacer una lista de las malas prácticas de Excel es un tema escabroso. La razón por la que una persona odia una característica puede ser la misma que hace que otra persona la adore. Por eso, con mucha frecuencia se presentan acalorados debates entre los usuarios de Excel en cuanto a si una práctica es buena o no. Surgen rápidamente bandos a favor y en contra del uso de Combinar y centrar celdas, argumentos en apoyo tanto de distribuir la información en varias hojas como de delimitarlas a una sola y otras polémicas por el estilo.

 

Una de las razones fundamentales por las que algunos consideran odiosas ciertas prácticas en Excel, mientras que para otros son totalmente válidas, parece ser que no todos perseguimos el mismo objetivo al realizar una hoja de cálculo. Nunca nos pondremos todos de acuerdo en detalles como esos, pero aun así es bueno conocer la forma en que otros ven las cosas, qué aman, qué evitan y porqué. Es siempre una experiencia enriquecedora.

 

Pero (y aquí viene la razón de este artículo) la idea aquí no es discutir aspectos específicos de Excel, sino errores más bien conceptuales; partimos de la base de que ninguna herramienta de Excel es inherentemente buena o mala, todo radica en el contexto en el cuál las usamos. Por ejemplo, no es malo que Excel permita usar fuentes de tamaño 72, pero, por regla general, sería una mala práctica aplicar ese tamaño de fuente a toda la hoja…

 

Hechas estas salvedades, aquí van los “siete pecados”…

 

 

Primero: Generar un caos visual

Emplear muchas fuentes (tipos de letra) diferentes, abusar en la cantidad y la intensidad de los colores empleados, ya sea en el texto como en el fondo, y exagerar en el uso de la negrita, la cursiva y el subrayado, confunde y crea una desagradable sensación de caos. Recordemos que si tratamos de destacar todo no destacamos nada y, por añadidura, paralizamos al usuario por el cúmulo de información al que lo sometemos. El exceso indiscriminado e irracional de recursos gráficos, especialmente de los colores, molesta, hace “doler los ojos”.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 2

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 3

 

 

Las últimas versiones de Excel traen temas especialmente diseñados para causar un efecto agradable. ¿Por qué no usarlos, en lugar de perder nuestros valiosos minutos (o incluso horas) experimentando combinaciones que nunca terminan de convencernos? El tema predeterminado de Excel se llama Office. Pero si estamos cansados de él, podemos fácilmente elegir otro, yendo a la pestaña Diseño de página y haciendo clic en la opción Temas del grupo Temas. Podemos escoger también un formato de tabla prediseñado de entre los ofrecidos en la ficha Inicio, en la opción Dar formato como tabla del grupo Estilos.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 4

 

 

Colocar una imagen de fondo o pintar todas las celdas de la hoja también es una mala práctica. Malgasta recursos y genera un aspecto poco profesional. Algunos usuarios suelen aplicar color blanco a todas las celdas de la hoja (¡más de 17000 millones!) para ocultar las líneas de cuadrícula. Esto también es innecesario. Para quitar las líneas de cuadrícula basta con seleccionar la ficha Vista y allí destildar la opción Líneas de cuadrícula del grupo Mostrar.

 

Los mismos principios aplican también a los gráficos. Si un gráfico no se entiende de un vistazo no está cumpliendo el objetivo. Saturarlo innecesariamente va en contra del propósito básico de un gráfico que es resumir información de forma visual.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 5

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 6

 

 

Segundo: No guiar al usuario; no usar un diseño consistente

Después de tantos años de informática, se ha ido generando una especie de código no escrito que todos entendemos de forma intuitiva. Por ejemplo, un texto subrayado y en un color diferente suele ser identificado como un link. ¿Por qué no usar esta “intuición” popular para generar hojas de cálculo más previsibles? Entender intuitivamente una hoja de cálculo le da al usuario más confianza en ella, le da la sensación de que domina la situación.

 

Usar nuestras propias especificaciones para el diseño de la planilla también es lícito, claro. Pero, en consideración al usuario, es casi imprescindible añadir en algún lugar accesible una guía de los estilos usados y su significado. (En realidad, no estaría de más agregar esta guía aunque estuviéramos usando un estilo “intuitivo”.) Particularmente en libros de varias hojas y de cierta complejidad no es mala idea colocar una hoja como portada, donde se den directrices generales de uso y se proporcione la guía de estilos establecida. Más de una vez estas referencias creadas para los otros terminan siendo útiles también para nosotros mismos.

 

Pero sea que usemos los códigos preestablecidos o establezcamos nuevos códigos en nuestras planillas, lo más importante es que esos códigos se respeten de forma consecuente. Por ejemplo, si determinamos que las celdas donde el usuario puede ingresar información deben tener fondo amarillo claro, no deberíamos pintar de ese color celdas no destinadas al ingreso de datos.

 

Es útil utilizar jerarquías de datos para ordenar la información. Lo más trascendente debe verse primero, luego lo que le siga en importancia. Esta distinción jerárquica puede ser indicada por el tamaño, el color o el formato de la información o incluso por números, viñetas o imágenes asociados al texto. Pero recordemos no abusar de estos recursos. El reto está en lograr el equilibrio entre destaque y simpleza. La jerarquización de los datos debe servir para guiar al usuario, no para confundirlo.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 7

 

 

En Excel tenemos varias formas de orientar al usuario: agregando comentarios (Mayús+F2), estableciendo validaciones de datos (hasta 2010: Alt, D, V, V / desde 2013: Alt, D, VV, V), usando estilos de celda preestablecidos (hasta 2010: Alt, O, J / desde 2013: Alt, O, SS), aplicando formatos condicionales (hasta 2010: Alt, O, L / desde 2013: Alt, O, RO), empleando formatos de número estándar (Ctrl+1) o creando formatos de número personalizados (Ctrl+1). [El signo de más significa que la tecla anterior debe mantenerse presionada hasta que se presione la siguiente. La coma indica que las teclas pueden presionarse independientemente unas de otras, aunque debe respetarse el orden establecido.]

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 8

 

 

Una de las recomendaciones más importantes: evita usar abreviaturas o símbolos creados por ti y que solo tú puedes entender. Es preferible usar nombres completos y descriptivos. Por ejemplo, escribe “Código Artículo” en lugar de “CA” o “Resultados” en lugar de “Rslt”. Aunque se dedicara algún lugar a explicar los significados de estas abreviaturas, a ningún usuario le gusta la idea de tener que estar traduciendo mensajes extraños todo el tiempo.

 

Ocultar datos innecesarios, colocados previamente en filas o columnas estratégicas, también facilita la comprensión de la planilla.

 

 

Tercero: Ordenar mal los datos, carecer de una estructura general

Una de las primeras cosas que se deben hacer antes de empezar a trabajar en un libro es definir dónde y cómo deberá distribuirse la información. Esto nos evita después tener que ir moviendo cosas de acá para allá y rediseñar las hojas continuamente, con la pérdida de tiempo, el estrés y la propensión a los errores que ello supone. Al menos debería comenzarse con un esquema mental de cómo debe ser la estructura general del libro.

 

Esto no significa que sobre la marcha no se pueda hacer ningún cambio a la idea inicial. Pero nos dará un plano básico a seguir. La situación es similar al momento de comenzar a edificar una casa: los constructores tal vez no tengan decidido el color de las paredes o el estilo de la grifería, pero deben tener al menos un plano general de dónde irá cada habitación.

 

La mayoría de los libros de Excel (salvo los sumamente simples) necesitan 4 tipos de hojas: informativas, de datos, de entrada y de salida.

 

Hojas informativas: Son hojas destinadas a brindar información que ayude al usuario de alguna manera. Abarcan las Páginas de inicio, las Guías del usuario, las Notas de diseño, etc.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 9

 

 

Hojas de datos: Básicamente son hojas donde se acumulan datos de forma ordenada. También pueden considerarse parte de este grupo las hojas de configuración.

 

Frecuentemente se generan polémicas en los foros de Excel sobre la mejor forma de organizar los datos. Existen tanto los defensores fervientes de la distribución de los datos en múltiples hojas, como los que defienden acaloradamente la unificación de todos los datos en una sola, incluso en una sola tabla. A decir verdad, no hay una única forma correcta de hacer las cosas. Lo que debe determinar la forma en que deben estructurarse los datos es su volumen y su naturaleza (si todos los datos están relacionados entre sí o no) y, principalmente, el manejo que se hará de ellos. Convendrá ordenar la información de una u otra forma en función de las fórmulas, las tablas dinámicas, los gráficos y los reportes que se necesitarán, la cantidad de usuarios que tendrá el libro, si todos podrán acceder a todo o si habrá accesos restringidos a algunas partes del libro, si algunos procesos serán efectuados con macros, etc.

 

Como regla general, las hojas que contengan datos deben tener un acceso muy restringido a fin de preservar su integridad. Eso significa que para la mayoría de los usuarios deben preverse hojas de entrada y salida con las cuales puedan interactuar con la información de manera indirecta.

 

Puesto que su objetivo es meramente la acumulación de información, no es conveniente aplicar ningún formato a las hojas de datos. También es una práctica desaconsejable introducir filas o columnas en blanco en medio de los datos.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 10

 

 

Hojas de entrada: Son hojas de ingreso de datos, a modo de formularios, diseñados en la propia hoja de cálculo o por medio de ventanas generadas con Visual Basic para Aplicaciones.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 11

 

 

En algunos casos, por razones de practicidad, no se justifica que se creen hojas de entrada y de datos separadas y basta con que los datos se guarden en la misma hoja donde son introducidos. En tales ocasiones puede ser conveniente ocultar algunas filas o columnas clave. Lo que sí se vuelve imprescindible en casi todos los casos es proteger las celdas que contengan fórmulas y toda otra información vital no deba ser alterada.

 

Hojas de salida: Son las hojas donde podemos obtener diversos resultados procedentes de los datos guardados, como resúmenes, análisis y proyecciones. Dependiendo de la conveniencia, pueden usarse gráficos, tablas dinámicas, dashboards (tableros de mandos), informes imprimibles, etc.

 

 

Cuarto: Hacer fórmulas incorrectas

Con esto no me estoy refiriendo a fórmulas que den un resultado erróneo, distinto al esperado. Sino a fórmulas difíciles de mantener o que consuman innecesariamente recursos del sistema.

 

Por ejemplo, si en una gran cantidad de celdas debemos usar la misma constante (como el porcentaje del IVA, el porcentaje de utilidad, los porcentajes de descuento o la cotización del dólar en una lista de precios), no es conveniente escribir ese valor directamente en la fórmula. Es más apropiado ingresar ese valor en una celda separada y luego, en cada fórmula, hacer referencia a dicha celda.

 

De este modo, si se hiciera necesario modificar el valor de la constante, bastaría con modificarlo en la celda a la cual todas las fórmulas del libro toman como referencia, en lugar de tener que revisar todas las fórmulas del libro para ajustar el valor de forma manual.

 

Este procedimiento se podría optimizar aún más si damos a la celda donde se encuentra el IVA, la utilidad, el descuento o la cotización del dólar, un nombre personalizado. Excel ahora podrá identificar a esta celda por este nombre personalizado en vez de usar su referencia de fila y columna. Nos será más fácil recordar la palabra "IVA" en lugar de la referencia de celda clásica cuando queramos usar el porcentaje del IVA en una fórmula. Una ventaja adicional es que las fórmulas se hacen mucho más entendibles cuando utilizamos nombres personalizados de celda.

 

Para averiguar cómo dar nombres personalizados a celdas o rangos te invitamos a leer el artículo: Cómo asignar nombres a celdas o rangos.

 

Otra práctica que se debe evitar al crear fórmulas es la utilización reiterada de funciones volátiles, como la función HOY (que devuelve siempre la fecha actual del sistema). Las funciones volátiles se ejecutan ante cada cambio ocurrido en cualquier celda. Esto significa que todas las fórmulas que contengan la función HOY (sea una, mil o cien mil), volverán a traer la fecha del sistema y a reajustar su resultado con cada modificación que hagamos en cualquier celda del libro. La repetición de la función HOY en miles de celdas, por lo tanto, puede enlentecer el desempeño general de Excel de forma significativa. La solución a este problema es la misma que analizamos unos párrafos atrás: colocar la función HOY en una única celda, que servirá de referencia para todas las fórmulas que la necesiten.

 

Para obtener una explicación detallada de la función HOY, puedes leer: La función HOY y sus aplicaciones prácticas.

 

Otras funciones volátiles de Excel son AHORA, ALEATORIO, ALEATORIO.ENTRE, AREAS, CELDA (dependiendo de los argumentos), COLUMNASDESREF, FILAS, INDICEINDIRECTOINFO (dependiendo de los argumentos).

 

Hacer referencia a columnas enteras innecesariamente es otro error importante. Pocos usuarios de Excel saben que la referencia A:A representa a toda la columna A; que B:B representa a toda la columna B, etc. Pero que exista la forma de referenciar una columna entera no significa que tengamos que abusar de ella. Recordemos que cada columna tiene más de un millón de filas. Puede que la columna solo tenga unos poco cientos de datos o incluso unos miles, pero al usar la columna entera como referencia, estamos obligando a Excel a examinar cientos de miles de celdas vacías, que de otro modo podría ignorar. Veamos un ejemplo.

 

La fórmula para sumar la columna A entera, es la siguiente:

=SUMA(A:A)

 

¿Por qué algunos usuarios hacen esto? Generalmente usan esta solución cuando no saben hasta qué fila se llegará a completar la columna. Con la referencia A:A se aseguran de que Excel sume todo lo que se haya colocado en la columna A en cualquier momento, aunque, como vimos, no es la práctica más aconsejable.

 

Una mejor opción es transformar el rango de datos en una Tabla. Una de las características más geniales de las Tablas es la de irse extendiendo paulatinamente a medida que le agregamos nuevas filas (o columnas). Cuando añadimos datos en una fila o columna adyacente a la Tabla, la nueva fila o columna es “absorbida” por la Tabla, pasando a formar parte de ella. De modo que, al usar como referencia la columna de una Tabla, Excel gestionará la búsqueda de forma mucho más eficaz.

 

¿Cómo transformas un rango de datos en una Tabla? Fácil: haz clic en alguna de las celdas del rango que quieras convertir y presiona el atajo de teclado Ctrl+T.

 

 

Quinto: No actualizarse, no perfeccionarse

Todos coincidimos en que la tecnología adelanta a pasos agigantados y una vez que da un salto importante es impensable volver atrás. Para su época los primeros teléfonos móviles en salir al mercado eran maravillosos. ¿Pero qué pensarías si vieras a alguien empecinado en seguir usando uno de esos aparatos de 30 cm. y 800 gramos en la actualidad? Entonces, ¿cuál es la razón para seguir usando Excel como se usaba hace 10 o más años? Cientos de miles (tal vez millones) de personas en el mundo subutilizan Excel y siguen aplicando sus “recetas” más rudimentarias, transmitidas celosamente de generación en generación, con la convicción de que son insuperables.

 

Todavía se ve, por ejemplo, a usuarios que utilizan el signo de más (+) para comenzar una fórmula, en lugar del signo de igual (=). En Excel la forma de iniciar una fórmula siempre fue el signo de igual, pero mantuvo el símbolo de más, usado en Lotus 1-2-3, para facilitar la migración de los usuarios de Lotus a Excel. Hasta el día de hoy Excel permite comenzar una fórmula con un signo de más, pero internamente le antecede un signo de igual.

 

Si escribimos, por ejemplo: +SUMA(A1:A10), Excel lo transforma en: =+SUMA(A1:A10). Es verdad que este no es un problema grave; tal vez ni siquiera sea un problema. Pero demuestra el gran poder de persistencia que tienen las prácticas obsoletas, la reticencia al cambio que manifestamos los seres humanos en mayor o menor medida. Lotus dejó de ser usado masivamente hace varias décadas pero algunos usuarios de Excel, sin saberlo, siguen perpetuando su sintaxis.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 12

 

 

Para lograr un mejor desempeño de nuestro trabajo en Excel (en términos de velocidad y eficiencia) es una buena costumbre mantenerse al tanto de las nuevas características que se incorporan con cada nueva versión de Excel que empezamos a utilizar.

 

Por ejemplo, la incorporación de nuevas funciones a nuestro repertorio puede ayudarnos a emplear fórmulas más concisas.

 

Veamos un caso: la aparición de las funciones ES.PAR y ES.IMPAR, en Excel 2007, hicieron obsoleto el uso de las fórmulas que combinaban las funciones SI y RESIDUO.

 

Para averiguar si en A1 había un valor par, se solía escribir:

=SI(RESIDUO(A1;2);FALSO;VERDADERO)

 

Hoy, para lograr lo mismo, basta con la función:

=ES.PAR(A1)

 

Otro caso implica a las funciones ESERROR y SI.ERROR. La función ESERROR devuelve VERDADERO si la fórmula que se le pasa como argumento da un mensaje de error; de lo contrario devuelve FALSO. Por lo que, antes de Excel 2007, para interceptar un mensaje de error y devolver un texto personalizado, había que combinar ESERROR con la función SI, como en la fórmula siguiente:

=SI(ESERROR(A1/B1);"";A1/B1)

 

Actualmente, la función SI.ERROR (denominada SIERROR en Excel 2010) cumple el mismo cometido de forma más simple:

=SI.ERROR(A1/B1;"")

 

En fórmulas que se repiten cientos o miles de veces, las ventajas de estos pequeños cambios empiezan a hacerse paulatinamente más evidentes.

 

Por supuesto, la actualización constante en el manejo de Excel no se debe limitar a las fórmulas. Hay muchas prácticas antiguas todavía muy arraigadas entre los usuarios de Excel que podrían ser sustituidas por otras más eficientes. No podemos analizarlas a todas en detalle, pero mencionaré algunas:

 

  • Generar un interlineado, de tal modo que se alternen los colores de las filas pares e impares (o las columnas pares e impares), con formato condicional. Es mucho más rápido y eficiente convertir el rango de datos en Tabla. Las Tablas generan automáticamente interlineados de filas y columnas que pueden ser configurados de diversos modos.

 

  • Hacer fórmulas complejas para determinar el tamaño exacto de los rangos que se modifican continuamente. Dicho de otro modo: Crear fórmulas con rangos “dinámicos”, que se expandan y contraigan según sea necesario. Si convertimos los rangos de datos en Tablas y luego hacemos las fórmulas, los rangos se adaptarán automáticamente.

 

  • Copiar datos de una fuente externa (archivo de texto o página web) y pegarlos en Excel. Es mejor importar los datos con las herramientas para Obtener datos externos (en la ficha Datos). Además de evitarnos el arduo trabajo de acomodar la información de forma “manual”, las herramientas de importación de datos de Excel, establecen una conexión con los archivos de origen que permiten su actualización sin necesidad de volverlos a importar.

 

  • Copiar, ordenar y filtrar la misma información en diferentes hojas para obtener diferentes resultados. Las tablas dinámicas hacen todo eso por nosotros de forma mucho más fácil, rápida y eficiente.

 

  • Copiar un libro para que sirva de base de uno nuevo y editarlo manualmente. Es mucho más práctico crear plantillas.

 

  • Llevar a cabo periódicamente de forma manual la misma serie de acciones. Conviene más grabar una macro que ejecute todas esas acciones por nosotros con un simple clic o atajo de teclado.

 

Y un largo etcétera…

 

 

Sexto: No probar, no validar datos, no impedir errores

¡Por fin terminaste la planilla! Pero está lejos de terminar el trabajo. Ahora hay que probar todas las fallas y agujeros de seguridad que pudiera tener.

 

¿Qué es lo que se debe chequear? Primeramente, que todos los resultados de las fórmulas y las macros (de haberlas) fueran las esperadas.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 13

 

 

Segundo: ¿están todas las fórmulas debidamente protegidas? Y también: ¿están desprotegidas todas las celdas destinadas a ingreso de datos?

 

Tercero: ¿se han puesto todas las validaciones necesarias? La idea más que nada es impedir que el ingreso de datos incorrectos por parte del usuario que generen incompatibilidades o resultados incorrectos. Estás protegiendo la integridad de tu sistema y de la información que contiene, a fin de evitar futuros dolores de cabeza. Las listas desplegables son un buen recurso para validar la entrada de datos.

 

Puedes ver una serie de cuatro vídeos producidos por Microsoft sobre cómo crear y editar listas desplegables de forma eficaz.

 

Cuarto: es conveniente sustituir los posibles mensajes de error de Excel por mensajes personalizados más amigables.

 

Para conocer las diferentes formas de hacerlo puedes leer el artículo: Cómo interceptar y ocultar mensajes de error de Excel.

 

En el caso de que hayamos programado funcionalidades en Visual Basic para Aplicaciones debemos hacer incluso pruebas más exhaustivas, porque los programas suelen generar más situaciones de error que las funcionalidades nativas de Excel.

 

 

Séptimo: Ignorar las críticas

Después de horas de trabajo, especialmente si trataste de hacer un trabajo concienzudo y esmerado, lo que menos esperas es una crítica. Muchas veces, las críticas son infundadas y apenas reflejan las preferencias personales de quien intenta corregirnos. Sin embargo, evaluar las opiniones de los demás amplía nuestra visión y puede ayudarnos a reforzar nuestra idea original o a mejorarla. Recuerda que una crítica no anula todas las bondades de tu trabajo. Analizar las apreciaciones de los demás con la mente fría siempre nos será beneficioso. Si honestamente la crítica no nos parece válida, dispondremos de contraargumentos sólidos y ganaremos en confianza. Si, por el contrario, descubrimos algo de razón en un juicio desfavorable, dispondremos de nuevas ideas para mejorar nuestro producto.

 

Los siete pecados capitales al trabajar con Excel 14

 

 

Conclusiones

Y con esto llegamos al final de nuestro rápido recorrido por a los “pecados capitales” de Excel. La mayoría de las ideas presentadas aquí tuvieron que resumirse bastante para poder entrar en un solo artículo. Aun así espero que te hayan sido provechosas y que te generen el deseo de seguir investigando.

 

Ahora me gustaría saber tu opinión… ¿Estás de acuerdo con todo lo expuesto? ¿Te parece que ha quedado fuera algún “pecado” realmente imperdonable? ¿O cometes alguno de ellos frecuentemente? Puedes absolverte dejando tu comentario…

 

Visto 7031 veces Modificado por última vez en Domingo, 20 Marzo 2016 01:17

Deja un comentario

Los campos imprescindibles están marcados con asterisco (*). Tu dirección de correo nunca será publicada.

11 comentarios

  • Enlace al Comentario Aristarco Miércoles, 29 Junio 2016 02:49 publicado por Aristarco

    excelente siempre las recomendaciones son bienvenidas.
    Felicitaciones.

  • Enlace al Comentario SUSA Jueves, 09 Junio 2016 15:52 publicado por SUSA

    MUY BUENO!!!

  • Enlace al Comentario Clases Excel Sábado, 19 Marzo 2016 23:17 publicado por Clases Excel

    Gracias, Ronny, por tu apoyo.
    Esperamos seguir cumpliendo tus expectativas y las de los demás lectores y seguir mejorando día a día.
    Saludos.

  • Enlace al Comentario Ronny Viernes, 18 Marzo 2016 19:36 publicado por Ronny

    es la mejor pagina web de tutoriales de excel que he podido leer en mi vida, sigan así y les deseo lo mejor del mundo

  • Enlace al Comentario Clases Excel Martes, 24 Noviembre 2015 02:43 publicado por Clases Excel

    Hola, Francisco.

    Sí, hay que reconocer que el Excel tradicional tiene bastantes limitaciones al respecto.

    Sin embargo, Excel 2016 ya incorpora de forma nativa algunas herramientas como PowerPivot que amplían muchísimo las capacidades de Excel en el manejo de datos. Espero en breve poder realizar algunos tutoriales sobre esta y otras herramientas similares.

    Saludos y muchas gracias por tu aporte.

  • Enlace al Comentario Francisco Solorzano Martes, 24 Noviembre 2015 00:39 publicado por Francisco Solorzano

    Buenas tardes
    Excelente!
    Considero que otro "error" es utilizar a Excel como si fuera un administrador de Bases de Datos "grandes".
    Es decir, utilizan la hoja de calculo con miles de registros y con formulas demasiado complicadas.
    Esto hace que la hoja sea demasiado "pesada".
    Mis respetos por este execelente trabajo!!!
    saludos,.

  • Enlace al Comentario Clases Excel Jueves, 24 Septiembre 2015 03:12 publicado por Clases Excel

    Muchísimas gracias por tu cometario, Efraín.
    Nos alegra mucho cuando los artículos resultan útiles y nos alienta a seguir.
    ¡Saludos!

  • Enlace al Comentario Efraín Martínez Niño Miércoles, 23 Septiembre 2015 21:11 publicado por Efraín Martínez Niño

    Me han dejado sorprendido, yo me considero un buen usuario de Excel (tengo certificación) y me doy cuenta que me tengo que esmerar mas en ser eficiente.
    Enhorabuena!! excelente articulo como todos los que he visto en su web, sigan así que su lugar hasta arriba en mi lista de Favoritos no se los quita nadie, saludos

  • Enlace al Comentario Clases Excel Jueves, 28 Mayo 2015 20:48 publicado por Clases Excel

    Muchas gracias, Raúl.

    Es reconfortante saber que los artículos son útiles. Tratamos de elegir temas de interés y los redactamos con el máximo de esmero, pero no estamos seguros de su valor hasta que recibimos comentarios sobre ellos. Cuando son como los tuyos nos renuevan las energías para seguir trabajando.

    Saludos y gracias de nuevo.

  • Enlace al Comentario Raúl Miércoles, 27 Mayo 2015 18:25 publicado por Raúl

    Excelente!!! Simplemente 100% recomendable.
    Trabajo con planillas Excel desde hace años y con datos bastante complejos en fórmulas y referencias.
    Hace un tiempo y viendo que las planillas se volvían ingobernables en tamaño y tiempo de recálculo, comencé la discusión de qué cosas había que cambiar en la operativa para volverlas más livianas (en todo sentido). Sabía que había funciones mal usadas o formas de operar no del todo eficientes pero no tenía los argumentos sólidos para demostrarlo, fue así que fui probando e investigando hasta concluir a la mayoría de los puntos expuestos acá. Digo la mayoría porque acá aprendí varias otras "pisaditas" para hacer la diferencia en la eficiencia de las planillas en Excel. Siempre se aprende algo nuevo y se aprenden formas alternativas de obtener lo mismo de forma mucho más eficiente.
    Felicitaciones por el artículo que recomendaré de aquí en más.

  • Enlace al Comentario Hector Lunes, 30 Marzo 2015 22:36 publicado por Hector

    EXCELENTE!!!!

Suscríbete a nuestro Boletín gratuito

Recibe periódicamente en tu email los últimos artículos, tutoriales y otras novedades de Excel.


Tus datos son confidenciales, nunca serán compartidos con nadie.

Inicio    Contacto    Términos y condiciones    Mapa del sitio

Ir arriba

Desarrollado por www.espectradesign.com